Taxonomías


El desarrollo de taxonomías para identificar proyectos y actividades económicas que pueden ser categorizadas como verdes y sostenibles, tiene como objetivo crear una base de conocimientos para que diversos actores del sistema financiero reconozcan y cuantifiquen el impacto de las inversiones y asignaciones de capital; así como la alineación de sus estrategias de negocio con las metas climáticas y objetivos de desarrollo sostenible.

Un lenguaje común en materia de sostenibilidad permite canalizar el capital de forma eficiente y con una visión de largo plazo hacia las actividades económicas que contribuyen sustancialmente a los objetivos de mitigación y adaptación al cambio climático; además de diferenciar entre las actividades que pueden enverdecer por si mismas sus procesos (actividades en transición), o bien, que facilitan el enverdecimiento de otras actividades económicas (actividades facilitadoras).

Contar con un marco de referencia conocido por todos los participantes del sistema financiero ofrece mayores elementos e indicadores técnicos para evaluar proyectos y activos de inversión bajo criterios de sostenibilidad estandarizados. De igual manera, incrementará la transparencia en la revelación de información y desincentivará las inversiones en activos y proyectos que resulten en degradación ambiental y pérdida del capital natural, y eventualmente en activos que perderán su valor en el tiempo (stranded assets). Esto con el objetivo último de transitar de manera más decisiva hacia el enverdecimiento del sistema financiero y de la economía como un todo.

La Taxonomía de Finanzas Sostenibles de la Unión Europea es el primer esfuerzo a nivel mundial por incorporar obligaciones legales para mercados de forma transversal, marcando un importante precedente en el sistema financiero mundial. El nuevo marco regulatorio de la Unión Europea para el sector financiero está constituido por la Taxonomía de finanzas sostenibles de la Unión Europea (UE); los estándares de la UE para Bonos Verdes y los Benchmarks climáticos de la UE. La taxonomía también introduce nuevos requisitos de divulgación de información.

Canadá, Malasia, Colombia y Estados Unidos se encuentran desarrollando taxonomías, con distintos grados de desarrollo. China también ha utilizado taxonomías como una guía regulatoria para la emisión de bonos verdes y guías de crédito verde para bancos.


Para consultar documento, haz clic aquí